,

Oxígeno (2021): cuando la angustia traspasa la pantalla

Desde el pasado mes de mayo podemos disfrutar en Netflix de la última creación del cineasta francés Alexander Aja, Oxígeno. Una película de ciencia ficción angustiante y entretenida a pesar de no ser una obra maestra.

Sin intención de destripar nada, el argumento se resume en una mujer que se despierta en una especie de cápsula que yo describiría como un ataúd moderno controlado por una inteligencia artificial. El principal problema es que no recuerda nada ni sabe por qué está allí encerrada y, precisamente, gran parte de la película transcurre con la protagonista intentando salir de esa caja e intentando rememorar algo de su pasado. Progresivamente se nos va descubriendo, con varios giros de trama inesperados y sorprendentes (al menos para mí), un extraño experimento militar futurista y el papel que tiene nuestra protagonista en esa misión.

En primer lugar, lo más destacable es el espacio reducido en el que transcurre prácticamente toda la película: una cámara criogénica en la que cabe un ser humano y poco más. Desde el primer minuto se nos sitúa en ese escenario en el que la gran Mélanie Laurent interpreta a una mujer confundida, rodeada de cables, luces y un medidor del nivel de oxígeno que va bajando lentamente, pero sin pausa.

Poco a poco irá recordando su pasado y la representación de esos pensamientos será lo único que nos saca del ataúd moderno, como yo lo llamo. Puedo sentir la claustrofobia. La más de hora y media que dura la película es el tiempo que está encerrada en ese angosto lugar. Eso sumado a una voz robótica que recuerda en todo momento que el nivel de oxígeno se va agotando provoca una sensación de angustia inmensa: a nuestra protagonista se le acaba el tiempo sin apenas poder moverse y nosotros estamos allí mirando sin poder hacer nada.

Por otro lado, la actuación de la protagonista (prácticamente la única actriz que actúa, valga la redundancia, por cómo está construido el film) es digna de alabar. La veo sufrir, entrar en pánico, llorar, gritar pidiendo auxilio, intentar salir de esa maldita caja en la que no sabe por qué está metida y todo ello consigue acrecentar aún más la sensación de angustia que ya venía dada por el escenario. Transmite muchos sentimientos y ninguno de ellos es positivo. Por si fuese poco, todavía aparece alguna imagen muy pero que muy dura, incluso repulsiva, que provoca muecas de desagrado en todo espectador que no esté hecho de piedra.

Como ya he dicho, la película no es ninguna obra maestra. De hecho es una propuesta muy minimalista, aunque eso no excluye que sea un proyecto muy interesante. En un espacio muy pequeño, Oxígeno consigue transmitir varias sensaciones al espectador y hacer que este se quede una hora y cuarenta minutos sentado frente a la pantalla esperando a ver qué pasa. Ojalá de todas las películas se pudiese decir lo mismo.

No sé si ha conseguido aprovechar todo el potencial que el guion tiene, pero cuando una película consigue transmitir algo, sea lo que sea, considero que es digna de tener en cuenta. La función principal del arte es esa, transmitir. Sentir. No suelo destacar las películas de ciencia ficción ya que suelo ser bastante tiquismiquis con los argumentos, pero Oxígeno, además de ser una interesante propuesta futurista (aunque de cuestionable originalidad), me ha provocado hora y media de angustia, claustrofobia y repulsión, además de sorprenderme con ciertos giros inesperados. Solo eso ya me parece motivo suficiente para recomendarla.

Tráiler oficial de Oxígeno (subtitulado)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments (

0

)

A %d blogueros les gusta esto: