,

‘No mires arriba’ y la «rebeldía» de Netflix

No mires arriba es la película que arrasa en Netflix. La plataforma de vídeo bajo demanda está dispuesta a despedir el año por todo lo alto. Con un reparto que cuenta en sus filas con Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence o Jonah Hill, la película se ha convertido en todo un éxito de espectadores. Usuarios de redes, famosos y algún intelectual hablan de la nueva comedia que no deja a nadie indiferente.

No mires arriba parte de la premisa de que un cometa va a impactar contra la Tierra en seis meses. El descubrimiento corre a cargo de Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence), estudiante de posgrado, que comparte inmediatamente su información con el profesor Randall Mindy (Leonardo DiCaprio). Ambos calculan que el cometa es un peligro para la viabilidad de la vida en la Tierra y deciden avisar al mundo de lo que viene.

Lo hilarante del asunto llega cuando los científicos tratan de comunicar que, de no hacer nada, el fin del mundo conocido llegará en algo más de seis meses. Programas de televisión, artículos en prensa y hasta una audiencia con la presidenta de los Estados Unidos. Pero nadie quiere hacer caso de lo que dicen ambos personajes por lo que el tiempo poco a poco se agota.

Lo cierto es que la película es una comedia dramática con elementos del cine apocalíptico y el resultado es, en general, bueno. La crítica que la cinta realiza a la sociedad actual es fuerte. Se habla de las redes, del periodismo, del poder y de la presión económica sobre la política. Son asuntos que salen mal parados en la película con cierta razón. En ese aspecto, Netflix ha hecho un buen trabajo en No mires arriba.

Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio en un fotograma de No mires arriba

El nombre de la película se lo da una campaña política con ese eslogan para poco menos que tratar de ignorar el problema como viene siendo habitual de un tiempo a ahora en la sociedad moderna. Una modernización del clásico «si no miras, no está». Y la película cumple su cometido; el espectador se ríe y se preocupa viendo lo peliagudo que puede llegar a ponerse el asunto cuando la opinión pública depende de unos pocos ineptos.

Muchos han calificado a la película como antisistema o revolucionaria. Y, aunque la película es un notable, no es para nada eso. Quizá sea su intención, es posible, pero cuando detrás de una superproducción de cine capaz de pagar 30 millones de dólares a Leonardo DiCaprio se trata de reivindicar un cambio en el modelo actual de sociedad y comunicación, no cuela. Sí, el sensacionalismo y la ignorancia en prensa y televisión se evidencian. La codicia de empresarios y políticos, también. Pero nada más lejos de la realidad.

No mires arriba supone 138 minutos de diversión, incluida la escena poscréditos a lo Marvel, y la invitación a reflexionar sobre a quién se le da un altavoz gigante y por qué. Pero tampoco ahonda tanto en el vacío del sistema. Los espectadores más críticos seguirán consumiendo contenido en TikTok y Sálvame y sus sucedáneos serán, de nuevo, los programas más vistos del año en televisión.

¿Recomendable? Por supuesto. El reparto y las actuaciones son geniales, la trama es original y el guion es más que correcto. Pero de ahí a pensar que puede suponer un paradigma del cambio, no lo creo. No mires arriba retrata la sociedad americana con todo lo que más le duele y eso está bien.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments (

0

)

A %d blogueros les gusta esto: